BTS en MTV Fresh Out: ¿cómo y dónde ver la transmisión en vivo?
Leyendas de terror de navidad, las historias más escalofríantes
Random

Leyendas de terror de navidad, las historias más escalofríantes

No todo en la navidad es magia, también hay historias oscuras. 

Por: Karen Mondragon

La navidad es una época conocida por la magia, regalos, amor, adorables criaturas como los renos, duendes, Santa Claus y las galletas de jengibre, pero... ¿sabías que hay historias de terror que envuelven a esta época? Te dejamos un top con las leyendas navideñas más terroríficas. 

1

"Krampus"

Una de las leyendas más conocidas es sobre la criatura llamada "Krampus". Se dice que es la versión malvada de Santa Claus. Su historia tiene muchos años, es hijo de la diosa Hela, la encargada del inframundo. Esta criatura se lleva a los niños que se portan mal. Krampus no aparece el 24 de diciembre, sino el día 5. Se dice que en lugar de escuchar cascabeles o un trineo, este demonio hace ruido con las cadenas que tiene en las manos. 

2

"Tomte"

De la mitología de Suecia, se dice que es un duende que entrega los regalos a los niños en navidad. Él protege las casas, siempre y cuando las personas sean buenas, sino, se dice que puede degollar el ganado y destrozar la cosecha de las persojnas. También se le debe de deja un plato de galletas para mantenerlo contento. 

3

"Jolakotturin"

Sabemos que los gatos negros tienen la mala fama de tener mala suerte, pero también están relacionados con historias de terror navideñas. Esta es una enorme criatura cuya leyenda dice que sale de las cuevas para devorar a las personas que no se portan bien. En Islandia es común que las personas regalen ropa nueva, pues si la criatura sabe que usas algo viejo, te atacará. WHAT???

4

"Santa Claus falso"

De acuerdo con experiencias algunas personas, es común ver a personas disfrazadas de Santa; sin embargo, hay veces en que dicha persona es una criatura paranormal, pues no es el típico señor alegre, sino alguien con ropas antiguas y sucias y con los ojos negros que te paralizan de solo verlos. No confíes en cualquier Santa que veas por la calle.