Noche de Tormenta Capítulo 17, la historia VKook y YoonMin continúa
Kpop

Noche de Tormenta Capítulo 17, la historia VKook y YoonMin continúa

Se revelan secretos del pasado y Jungkook por fin despierta. 

Por: Karen Mondragon

Noche de Tormenta

Capítulo 17 “Pasado y perdón”

Yoongi se había escapado de la fiesta, odiaba que los lobos se comportaran como salvajes, bebiendo de más, quemando antorchas y cazando solo por diversión. No tenía ganas de celebrar el nombramiento del próximo consejero de la manada. No necesitaba estar en el juego de estrechar las manos y escuchar consejos que no le servirían, no quería el trono de su padre.

El alfa comenzó a alimentar a sus aves, su padre le había permitido conservar algunas de ellas, incluso le dio permiso de construir un refugio en medio del bosque para mantenerlas lejos de sus terrenos. Aunque no había sido gratis, Yoongi tuvo que asistir a cada uno de los entrenamientos con los soldados del líder, incluso aceptó participar en la caminata tradicional, donde muy a su pesar tuvo que darle caza a un oso, ni siquiera uso la capa que le fue confeccionada con la piel del animal muerto. Odiaba todo eso.

Cuando las semillas se terminaron, las encerró a cada una dentro de sus jaulas, el frío de la época comenzaba a ser más fuerte por las noches y aunque les gustaba dejarlas libres, sabía que podían congelarse si escapaban.

Se acomodó el abrigó y salió al bosque, a lo lejos es escuchaba el ruido de la gente, esperaba poder dormir. En medio de su caminata, escucho el crujir de las hojas y buscó con la mirada la fuente de aquel sonido, era Jin, el alfa mayor de la familia del consejo.

-¿No deberías estar celebrando?

El alfa se sobresaltó y se limpió las comisuras de la boca que estaban llenas de pastel

-Mis oídos duelen con los tambores, me aburrí, ¿tú también lo hiciste? Te entiendo, yo ni siquiera se bailar, la sangre me causa náuseas y no me gusta cazar por lo mismo aunque madre dice que eso es de cobardes.-Frunció el ceño.- ¿Eso no es verdad o sí? Tú cuidas aves, no las lastimas

Yoongi lo miro de arriba abajo tratando de comprender como podía hablar tan rápido sin ahogarse, pero Jin siempre había sido así desde que eran niños. El alfa negó con la cabeza y se cruzó de brazos

-Es tu fiesta, deberías acostumbrarte a estas cosas, el consejero siempre tiene que estar en todas las cosas referentes a la manada

Pero el alfa agachó la cabeza y mordió sus labios, parecía nervioso y un poco triste,

-No soy el consejero

Yoongi hizo una mueca, era el alfa mayor de esa casa, esas eran las reglas, a pesar de que Jin era escandaloso y se distraía con facilidad, desde que comenzó sus lecciones se mantenía encerrado en casa, acompañando a su madre en cada reunión, ¿qué demonios había pasado?

-Eres el mayor de tu casa, es tu derecho

Jin sonrió y se encogió de hombros

-Madre dice que falle en los exámenes y los ancianos de la manada creen que no hubiera sido el mejor guiándolos, porque soy muy ruidoso

-Tonterías, es tu derecho, te obligaron a leer cada libro polvoriento de gente que ya ni siquiera existe, hablare con mi padre y

-No, no, está bien. Madre dice que es lo mejor y Jimin fue nombrado en mi lugar

Ante la mención del otro lobo, Yoongi apretó los puños, ¿su padre se atrevió? La madre de ambos también pudo haber tenido que ver, Jin era el mayor de sus hijos, pero parecía no darle la suficiente confianza y apoyo para que se convirtiera en su sustituto

-¿Y tú estás feliz con eso?

-Es mi hermano menor, él sabe mucho, aunque él no sabía nada, se supone que estudió tanto como yo para ayudarme algún día o sustituirme

-Es muy joven, nadie ha sido nombrado con 17 años nunca

-Madre dice que sus habilidades le permiten tener la sabiduría que todo lobo necesita

-Tu madre dice muchas tonterías, Jin. Mi padre es un viejo y piensa como cavernícola

El alfa frunció el ceño, pero prefirió no decir nada, a Jin nunca le habían gustado los conflictos y prefería evitarlos

-Tú ya eres mayor, ¿tu padre hará tu nombramiento? Jimin y tú serán compañeros.-Exclamó como si fuera la cosa más genial del mundo, pero a Yoongi no parecía gustarle dichos planes

Jimin aún no se presentaba, aunque la opinión de la manada había cambiado en los últimos meses, ahora estaban seguros de que sería un alfa, aunque para Yoongi seguía siendo el mismo chiquillo que se comportaba como cualquier omega y estar lado a lado siendo líder y consejero no era como se lo había imaginado

-Sabes que no quiero dirigir a ninguno de esos lobos, Jin

-Pero es tu derecho.-Abrió la boca sin poder creer que Yoongi no quería ser su líder.-Tú mismo lo acabas de decir

-¿Puedes bajar la voz? Es mi derecho, pero no lo quiero reclamar, así como tú también tenías el tuyo, pero te lo arrebataron

-Ya no importa.-Se encogió de hombros.-Sé que tu padre es muy estricto y no le gustará que le digas que no, a madre tampoco le gusta que lo hagamos

-No tiene porque interesarse.-Dijo guiñándole un ojo y se encaminó hacia la aldea, necesitaba ver al nuevo consejero

**

Yoongi permanecía de pie, apoyado en una de las grandes columnas donde colgaban diversas antorchas suficientes para alumbrar toda la plaza de ese pequeño lugar al que tenía que llamar hogar, a lo lejos vio a Jimin, sentado al lado de su madre y los demás ancianos. Sus mejillas estaban sonrojadas, se fijó mejor y vio que tenía una copa en sus manos, se había visto obligado a brindar. Los ojos del lobo brillaban, no parecía muy descontento con su nombramiento, parecía feliz y podía jurar que una aura de emoción rodeaba su pequeño cuerpo.

¿Estaba feliz de ocupar el puesto que le correspondía a su hermano? No, no era eso, parecía más bien que estaba disfrutando de la atención y el reconocimiento, su madre era un omega que caminaba con la barbilla en alto, siempre cuidando de las apariencias, elogiando los libros que sus hijos podían descifrar a pesar de estar en dialectos antiguos.

Estaba por emprender el camino para felicitarlo, cuando alguien lo sostuvo del hombro

-Por fin decidiste unirte a la celebración, hijo

-Padre.-Suspiró y sutilmente se alejó de su toque

-Vaya sorpresa de los Park, ese chiquillo logró superar en creces a su hermano, si me lo preguntas le quedaría mejor el papel de bufón.-El viejo alfa comenzó a reírse, las burlas de sus soldados que siempre lo estaban escoltando se le unieron

Yoongi los miro serio

-Creí que siempre confiábamos en las habilidades de los nuestros, ¿qué clase de líder eres si te mofas de los que están para dirigirte?

Su padre lo miro serio y dejó de reírse, su mirada estaba inyectada en sangre, Yoongi sabía que había celebrado demás y no era buena idea provocarlo, pero le molestaba su actitud altanera

-Como líder, cachorro siempre tengo que velar y proteger a la manada, eso incluye hacer lo que considere mejor y el menor del consejo era el indicado para esto

-Tiene 17.-Siseó

-Y pronto cumplirá 18, se presentará y estará listo para servirte, hijo

El alfa apretó la mandíbula, pero decidió optar por su mejor defensa, sacar a su padre de quicio

-Tienes razón, padre..-Yoongi le sonrió y señaló hacia Jimin.-Escogiste una buena pareja para mí

Finalizó y se dio media vuelta, pero su padre siempre tenía que tener la última palabra

-Te recuerdo que como líder de la manada, tu matrimonio ya está pactado así que no te hagas ilusiones

Yoongi miró una última vez al nuevo consejero, antes de volver al bosque con una sola idea en su cabeza: no sería el líder y no permitiría que Jimin cumpliera con un papel que no le correspondía, porque estaba dispuesto a cumplir la promesa que habían hecho hace tiempo.

**
Cuando la puerta de la cabaña se abrió, Tae se asustó y se encogió más sobre el cuerpo de su alfa, 2 grandes hombres aparecieron con un cuerpo en brazos, Jimin estaba inconsciente, detrás de ellos venían Jin y otro de los guardias

-¡Anciana! Por favor, mi hermano está herido.-Gritó el alfa mientras caminaba por la pequeña cabaña

La dueña del lugar solo lo miró y comenzó a recolectar algunos frascos, aunque no eran los mismos que había utilizado con Jungkook. Les hizo señas a los guardias y dejaron al alfa sobre una gran mesa de madera

-Pueden irse, no me gusta tener tantos invitados indeseados, el chico puede quedarse, después de todo es su hermano

Los soldados se miraron entre sí y Namjoon les dijo que salieran, le dio un leve apretón al hombro de Jin antes de salir también de la cabaña

-¿Puede ayudarlo? ¿Estará bien?

La anciana abrió un frasco, lo dejó en la mesa y comenzó a inspeccionar el cuerpo del alfa, teniendo cuidado de no tocar sus heridas, se percató de que no hubiera fracturas, miró a Jin a los ojos y le sonrió

-Estará bien, lo único que salió herido fue su orgullo, tu pequeño hermano debería aprender mejores cosas y no esos libros escritos por un montón de huesos y cenizas

Comenzó a untar una especie de pomada que olía muy fuerte, parecía estar hecha con algunas especias que picaban en la nariz

-¿Cuánto tiempo tardará en despertar?

-No lo sé, parece que el heredero uso su voz de mando sobre él, no puedo decirte cuánto le afectó

-Es un alfa, la voz de mando no sirve en Jimin

-Si es su destinado sí y tú lo sabes, él mismo Yoongi te lo dijo

Jin apretó los labios y comenzó a llorar mientras la anciana continuaba limpiando las heridas de su hermano

-Se supone que no debía lastimarlo

-Y no lo hizo, el joven heredero aprendió a defenderse y sabe cómo hacer daño si quisiera, solo quiso enseñarle una lección a tu hermano, si hubiera querido le habría roto los huesos

Una vez que terminó de curarlo, le indicó que lo acostará sobre una manta frente a la chimenea

-¿Qué pasará ahora?.-Jin decidió sentarse a un lado de su hermano, mientras la anciana comenzaba a recoger las cosas

-Nada, cachorro. EL curso de las cosas seguirá siendo el mismo, a menos que tú o tu hermano tengan dudas de ello.-Arqueó una ceja y lo miro por varios segundos

-Madre está furiosa y cree que ahora nadie respetará a mi hermano

-Ella es una omega con pocas cualidades para ser madre, pero tendrá que aprender a cargar con los errores de sus hijos, pero si tu pregunta es sobre el pequeño omega que llegó aquí, él es libre de irse con su alfa y lo sabes

-Jimin prometió perseguirlos

-El líder no va a permitirlo, su hijo ganó y no dejará que un consejero pase por encima de su heredero

El alfa no dijo nada más, estaba furioso con su madre, con su hermano, pero al menos ahora todos estaban a salvo.


**

Yoongi estaba en camino hacia la cabaña de la anciana, pero uno de los soldados se interpuso en su camino

-Su padre quiere verlo, se enteró de su victoria y quiere felicitarlo

-Dile al viejo que puede celebrar con vino sin mí, no me interesa

-Pero señor

Yoongi rodó los ojos

-Gané un duelo para poder liberar a mis amigos, no para demostrarle algo a tu líder, ¿entiendes? No me provoques y dile que mi vista ha terminado

El lobo asintió y giró sobre sus pies dejándolo solo, Yoongi miró a su alrededor y un par de aves negras sobrevolaban los árboles, sonrió al verlas, al menos ellas habían logrado sobrevivir todo este tiempo sin él

**

-Lo siento, Tae

El pequeño había salido de su escondite una vez que la anciana adivinó que su estómago hacía ruidos extraños debido al hambre, ambos estaban sentados en la mesa, con dos alfas inconscientes

-No tuviste la culpa

-Pero Jimin, él… lo siento

Tae estiró su mano y acarició la de Jin, le dio un apretón y le sonrió

-Ahora todo está bien, ella los ayudó y ambos despertarán, ¿cierto?

Jin asintió y continúo comiendo, la anciana les había preparado un poco de carne de conejo, a Tae no le gustaba, pero no quería ser grosero

-¿Yoongi es amigo tuyo?

Tae negó con la cabeza mientras comía.-No, en realidad no lo conozco, bueno es amigo de Jungkook p-pero es muy callado, siempre está leyendo libros por los pasillos de la escuela

-¿Escuela?

-Sí, donde estudiamos y aprendemos cosas

-Oh, tenemos una de esas, pero solo van algunos chicos, no todos aprenden, muchos salen a cazar desde pequeños o ayudan a crear herramientas, yo siempre quise hacer eso, pero madre dijo que tenía que leer

-Leer apesta

Jin frunció el ceño, su madre lo ponía a leer 5 libros por día, aunque le gustaban más leer los libros sobre reyes y dragones, miro a Tae y ambos comenzaron a reírse, hasta que un quejido los hizo callarse. Jungkook había despertado.

Tae se levantó y casi tira la comida al suelo, pero no podía importarle menos, el alfa estaba bien, estaba vivo.

-J-Jungkook.-susurró sin atreverse a acercarse, el alfa parpadeó un par de veces y trató de incorporarse. Tae corrió y lo tomó de los hombros

-¡No!, no te levantes alfa, estás lastimado y tus c-costillas.-El omega ya había comenzado a llorar sin darse cuenta

Jungkook logró sentarse y se abrazó así mismo con un brazo cuando sintió dolor y al respirar, sentía que sus costillas ardían, tosió un poco y enfocó su mirada en Tae

-Tae.-susurró, su labio aún se encontraba un poco hinchado, los cortes en su garganta estaban lleno de costras, pero ya no sangraban y uno de sus parpados estaba ligeramente inflamado, pero estaba vivo y consciente y Tae no podía pedir nada más, así que con mucho cuidado se abalanzó y lo abrazó sin mucha fuerza, rodeando sus hombros con sus pequeños brazos y comenzó a llorar

-Lo siento, lo siento alfa, yo no quise. Fui a la reserva y A-Alex y todo.-Tae balbuceaba sin alejarse de Jungkook, quien rodeo su cintura con su brazo y lo acomodo sobre su regazo

-Hey, está bien, estás a salvo y fuiste valiente, cumpliste tu promesa, ¿cierto?

Y Tae se echó a llorar mucho más fuerte. Jungkook había estado a punto de perder la vida y seguía preocupado por el bienestar del omega, quien lo abrazó más fuerte y besó su mejilla

-Lo siento.-Se alejó un poco y limpió su rostro con la manga de su suéter

-¿Qué pasó? ¿Por qué estamos aquí? Ellos no te llevaron.-Dijo peinando su flequillo

Tae se sonrojó y jugueteó con sus manos

-Tu amigo, Yoongi l-luchó contra él para que nos dejarán ir, no s-e si está herido alfa, perdón.-Dijo haciendo un adorable puchero que derritió el corazón del alfa y olvido por un momento todas sus heridas

-Él es muy fuerte, no le pasó nada estoy seguro, no te preocupes.-Tomo sus manos entre las suyas y beso los nudillos de cada una de ellas. Se sentía cansado y un poco mareado, pero se alegraba de tener a Tae a su lado, pero el miedo se instaló en su cuerpo cuando vio que detrás de ellos estaba Jin

-¿qué haces aquí? No voy a dejar que se lo lleves a tu hermano

Jin sonrió y se acercó

-Oh, mi hermano no está mejor que tú de todos modos.-Encogió los hombros.-Estoy aquí porque él también resultó herido, Tae no le pertenece.-Frunció el ceño.-Él podrá irse contigo, hasta que se recuperen

Jungkook no supo qué decir, aún no confiaba del todo en aquel lobo, no después de estar a punto de perder a su omega a manos de su manada, pasó un brazo alrededor de Tae y lo acomodo sobre su cuerpo, hasta que el omega recargo su cabeza sobre su hombro.

Los 3 se quedaron callados, nadie sabía que decir, aunque Jin y Tae no habían luchado, también habían sufrido por ver a las personas que más querían ser lastimadas.

La anciana entró a la cabaña, había estado en el patio trasero.

-Despertaste

-Oh, sí yo…-Jungkook se sentía como un completo torpe, pero no sabía nada de lo que había pasado

-Ella es la anciana de la manada, es… una especie de bruja, ayudante, como quieras verlo. Estamos aquí porque nos ayudó a curarte, también a mi hermano.-Explicó Jin

-Muchas gracias, señora

-Tonterías, niño. Tengo que volver a curarte esas heridas o se infectarán, tendrás que liberar a tu omega por un momento

Tae soltó un quejido ante las palabras de la anciana, sabía que estaba comportándose como un mocoso malcriado, pero había extrañado a Jungkook y su regazo era el lugar más cómodo del mundo, no quería alejarse, tenía miedo que se evaporase y su aroma lo tranquilizaba

Jungkook soltó una risita y lo hizo separarse un poco

-Tae

-No.-Refunfuñó

-¿Puedes levantarte? Solo por un unos minutos, te prometo que no te hará daño, omega

El tono burlón que utilizó el alfa fue suficiente para que Tae se levantará y lo mirara mal, no le gustaba que jugará con él

-No tengo 5 años

-Oh lo siento, eres tan pequeño y estabas actuando como un pequeño gatito que lo creí por un momento

Tae dio un pisotón sobre el suelo y se cruzó de brazos, le dio la espalda y se alejó

-Lo siento.-Dijo mirando a la anciana.-Cúrelo y haga lo que tenga que hacer

La anciana se encogió de hombros y tomo los frascos necesarios para volver a hacer su tarea

Tae espero pacientemente, con Jin al lado haciendo comentarios sobre no saber sobre la actitud posesiva de los omegas, lo que lo hizo enfurecer más y prometerle que le haría la ley del hielo durante todo el día, el alfa se disculpó de inmediato y prometió darle a cambio sus consolas de videojuegos si seguía siendo su amigo

Cuando la anciana terminó, Tae corrió de nuevo al regazo de Jungkook y se acurrucó a su lado

-¿Dejaste de ser un omega mimado?.-Pellizcó su nariz con los dedos ganándose un manotazo de Tae

-Cállate, alfa

-Estoy bien omega, fuiste valiente y ahora

-Podemos irnos a casa.-Interrumpió Tae saliendo de su escondite en el hombro del alfa, lo tomó de las mejillas y a pesar de sentir sus mejillas calientes por la vergüenza lo miro con ojos brillantes-Y p-podrás cortejarme, alfa, dejaré que lo hagas

Jungkook no pudo responderle porque Tae ya lo estaba besando, suave, delicado. Sus labios trataban de ser gentiles debido a sus heridas, pero el alfa juró que estaba tocando el cielo en ese momento y nunca había sentido algo tan suave y tan dulce en su vida

Rodeo la cintura de Tae con sus brazos y trató de seguirle el beso, porque ahora podía hacerlo, porque ahora eran suyos y podía reclamar a ese omega como su pareja…