BTS alcanza su primer billón y hace historia con DNA
Kpop

"Noche de Tormenta", tercera parte de la historia de V y Jungkook

Continúa con la 3ra parte de nuestro fanfiction. 

Por: Karen Mondragon

'Noche de Tormenta' Parte 3
 

Cosas de alfa, cosas de omega

Tae se encontraba tocándose los labios, el hormigueo aún permanecía en su boca. Sus mejillas estaban calientes y no se atrevía a alzar la mirada. Un alfa lo había besado y no era cualquiera, era el más popular y el capitán del equipo escolar. ¿Era un sueño? El deseaba tanto estar en la seguridad de su habitación y que nada de esto fuera real, pero una risa lo saco de sus pensamientos y frunció el ceño.

-Dios, eres tan adorable

Tae lo miro mal y de pronto toda la vergüenza se convirtió en molestia, era su primer beso y él ni siquiera le pidió permiso. Jungkook abrió los ojos y lo miro sonriendo, poco a poco se puso serio

-Eh, ¿beso mal acaso?.-Dijo rascándose el cuello nervioso

Tae no respondió, levanto su pequeña mano y lo señaló enojado. Jungkook miro detrás de él por si había alguien interrumpiendo su momento, pero el omega lo estaba acusando de algo

-¿Qué hice mal?.-Preguntó en tono inocente

Tae abrió la boca indignado y dio un pisotón

-Era mi primer beso, tú alfa est….-Se tapó la boca con sus pequeñas manos antes de decir una grosería. Él no era así, su omega estaba… histérico. Jungkook era un alfa que no tenía derecho a robarse su momento especial, no importaba que fuera tan guapo y le gustara.

El alfa simplemente lo miraba con adoración, Tae seguía molesto pero no le importó y el alfa lo abrazó fuertemente

-Bueno, ahora puedo darte un segundo beso

Tae alzó su cabeza tan rápido y lo miro a los ojos asustado, nervioso

-No, tú no puedes hacer eso.-Dijo con sus mejillas sonrosadas. Jungkook le guiñó un ojo y beso su frente

-Te veo al final del día, te llevaré a tu casa y no acepto un no, omega. Ten cuidado

Sin  más, se dio la vuelta y lo dejó en medio de la cafetería, temblando, con su omega retorciéndose de alegría y con un reclamo atascado en su boca. Jungkook no era su alfa, ¿o sí?

El pequeño Tae no pudo concentrarse a lo largo de sus clases, ese alfa no solo le robó un beso, ahora hasta su concentración. Agarró su lápiz y escribió con más fuerza de la necesaria. Nada estaba bien. Odiaba su fobia a las tormentas, nada de esto hubiera pasado si fuera un poco más valiente, no le gustaba considerarse débil. Ser omega no era sinónimo de nada, le molestaban los estereotipos, pero contra una fobia no podía hacer mucho.

Hobi intentó actuar normal, pero su mirada le decía que estaba aguantando las ganas de hacer bromas sobre su “increíble romance de almas gemelas”, según él, que estaba viviendo con Jungkook. No había nada de por medio entre ellos, solo varios gérmenes por haber compartido un beso, pero nada más.

Para la última hora, le tocaba gimnasia, él y Hobi no eran muy buenos en los deportes, pero les agradaba pasar el tiempo al aire libre. Tras correr varias veces alrededor de la pista, porque el profesor les gritó que “los lobos jóvenes de hoy en día, no salen de los videojuegos y las redes sociales, necesitan ejercitar su animal interior y…” Tae simplemente lo ignoró y corrió hasta sentir que sus piernas le dolían. Era todo un perezoso y la idea de Jungkook sonaba de pronto tentadora, no tendría que caminar varas cuadras para tomar el autobús a casa. No, no podía desear nada que tuviera que ver con ese alfa.


-Entonces… ¿te espero afuera?.-Preguntó Hobi amarrando las agujetas de sus tenis

-Por supuesto que sí, te dije que nos regresaremos juntos

-Pero….-Intentó su mejor amigo


-Pero nada, me iré contigo, Jung… ese lobo puede quedarse esperando todo lo que quiera

-Por dios Tae, le gustas y prácticamente se confesó. Si no estuvieran destinados, tu omega lo habría rechazado al instante


-Hobi, no quiero hablar de eso. Él me insultó. - Dijo luchando por quitarse la camisa de deportes

- ¿Y cómo fue que lo hizo?

- ¿Te parece poco haberme robado mi primer beso? Es irrespetuoso, un alfa debe ser caballeroso. -Dijo poniéndose una camisa limpia y peinando su alborotado cabello.
- ¿Y cómo sabes eso si jamás te han cortejado?.-Preguntó divertido

Tae infló sus mejillas y lo miro sonrojado. Hobi río y decidió que era mejor irse antes de sufrir la ira del pequeño omega. Prometió esperarlo afuera de los vestuarios.

El pequeño Tae estaba muriendo de frío, a pesar de haber hecho algo de ejercicio, la temperatura estaba bajando nuevamente. Se puso una chamarra y estaba anudando los cordones de sus tenis cuando un fuerte ruido lo sobresaltó. Miro hacia arriba y vio que una chica, de cabello rubio, con una falda celeste y cabello corto llamada Jeongyeon, lo miraba con una ceja alzada.

- ¿Taehyung, cierto?.-Preguntó mientras lo miraba de arriba abajo

El omega tragó saliva y solo asintió con la cabeza. La chica río y Tae alcanzó a escuchar algo como “patético”

-Escuché algunas cosas sobre ti, mejor dicho, las vi. ¿Desde cuándo estás detrás de Jungkook?

-¿Q-qué?

La omega rodó los ojos y enterró su perfecta uña de color rojo sobre su pecho

-Todos te vimos en la cafetería, el pequeño espectáculo que diste con nuestro capitán. ¿En verdad crees que tienes posibilidades?

-Y-Yo no…-Intentó defenderse, pero entre los tartamudeos que salían de su boca y la fuerte bofetada que recibió en una de sus mejillas, Tae comenzó a asustarse y odio que algunas lágrimas se acumularan en sus ojos.

Jeongyeon sonrió de lado mientras acomodaba su cabello

-No te acerques a Jungkook, cualquier cosa que te haya dicho es mentira, no quise golpearte cariño, pero besaste a mi novio y eso no está nada bien. Mi alfa solo quería darme celos, tuvimos una pequeña discusión.

Tae solo sintió las lágrimas sobre sus mejillas. La omega se fue de ahí, dejándolo herido y sintiéndose humillado. No le importaba si lo que dijo de Jungkook era falso o real, le dolía que se metieran con él cuando no le había hecho daño a nadie.

Tomó sus cosas y cerró su casillero con cuidado. Se limpió las mejillas y se quejó cuando le dolió la mejilla. Hobi estaría furioso, su amigo era tan protector con él que a veces parecía un alfa. Caminando con la cabeza gacha, salió de los vestuarios en busca de Hobi, ni siquiera notó que su amigo estaba conversando con el alfa que estaba causando tantos problemas en su vida.

-¿Tae?.-Preguntó Hobi cuando se dio cuenta que algo no andaba bien

Se acercó rápidamente y levantó su cara, el omega vio lo rápido que sus ojos amables se encendieron con rabia

-¿Quién te hizo eso?.-Gritó y llamó la atención de Jungkook

-N-nadie, ¿podemos irnos?

-Tae, dime quién te pegó, soy tu mejor amigo, puedes confiar en mi Tae, lo sabes

El omega solo negó, no quería ser un soplón, de nada serviría. Jungkook no era su novio, no sabía que era lo que el alfa pretendía, pero Jeongyeon lo había golpeado sin razón y no quería exponerse nuevamente con ella o con cualquiera que se creyera novia del lobo más popular de su colegio.


-Tae

Dios, era lo que no quería, atraer la atención de Jungkook. Ignorando al lobo, tomó a Hobi de la mano y trato de darle una sonrisa tranquilizadora, solo quería ir a casa y refugiarse bajo sus mantas.

-Vámonos, Hobi
-Jungkook vino por ti, él puede llevarnos y así nos dices quién te hizo eso.-Por supuesto que Hobi no lo dejaría así, a veces odiaba que fuera tan protector

-No pasó nada, me… caí. Soy torpe, lo sabes. -Hobi lo miro sin creerse ni una palabra. Su mejor amigo se cruzó de brazos y le dio esa mirada de “Dímelo todo ahora”. El pequeño Tae suspiró y miró de reojo a Jungkook, por su postura podría decir que estaba furioso. Sus brazos estaban tensos a cada lado, sus manos se empuñaron y lo miraba serio, alternando entre sus ojos y el moretón que seguramente tenía en su mejilla.

-Una omega me pegó.-Dijo en voz baja

-No te escuche, Tae, repítelo. -Hobi acarició con sus nudillos su mejilla lastimada

-Una omega me pegó. -Dijo más alto y luego miro a Jungkook.-Una omega que dijo ser tu novia y estaba molesta por que robaste mi primer beso

Lo último no tenía por qué señalarlo, pero estaba triste y molesto

Jungkook suspiró y rodó los ojos negando varias veces con la cabeza. Parecía harto de lo que estaba diciendo Tae. Se acercó empujando sutilmente a Hobi y lo abrazó. Tae sintió un beso sobre su cabeza

-Lo lamento, prometo arreglar esto, ¿de acuerdo? Nada de lo que te haya dicho es verdad

- ¿Y tú qué sabes? Ni siquiera te dije quién fue

-Oh cariño, hay muchos omegas que han dicho que yo soy su pareja destinado y mil tonterías más, no es la primera vez que pasa, pero si es la única en la que estoy realmente molesto, no debieron golpearte

Dijo sosteniendo su cara con una delicadeza que casi lo hace llorar, se veía realmente preocupado y acarició el moretón que tenía en su mejilla. Jungkook apretó los ojos y soltó un gran suspiro

-Es mejor irnos-Le quitó la mochila de las manos y le hizo una seña a Hobi para que los siguiera

Tae ni siquiera protestó cuando Jungkook entrelazó sus manos y los dirigió hacia el estacionamiento. ¿Era un masoquista? Al parecer sí, pero quería sentirse protegido al menos por un momento y Jungkook ya lo había cuidado durante el campamento, otro día no hacía daño, ¿verdad?

Durante todo el camino a su casa, ambos se quedaron en silencio. Hobi intentó hacer más ligero el ambiente, pero una vez que lo dejaron en su hogar, Tae se negaba a hablar, solo le dio las instrucciones a Jungkook para llegar a casa.

Una vez que el alfa estacionó su auto, Tae le dio un leve asentimiento y un gracias muy bajito que hizo a Jungkook reír, esta vez no hubo beso, él alfa solo le sonrió y le abrió la puerta. Sin mirar atrás, el pequeño corrió hacia la puerta, atravesó la puerta y subió a su habitación.
 

Y si esa noche Tae escribió varias veces el nombre de Jungkook en una libreta llena de corazones y el alfa hizo algunas advertencias para que no se metieran con su omega, ninguno de los dos tenía porque saberlo, al final, eran cosas de omegas y cosas de alfas.