El disco de Morat retrata cada etapa de una relación amorosa
Música

El disco de Morat retrata cada etapa de una relación amorosa

Emociones, sentimientos, baches, tristezas en el amor…

Por: Nación Rex

La banda colombiana Morat se encuentra en México para cerrar una gira de conciertos para promocionar su último trabajo Sobre el Amor y Sus Efectos Secundarios y te decimos qué etapa describe cada canción.

Juan Pablo Villamil, guitarra y voz de la banda, dijo que lo que buscaron hacer en este disco es describir las relaciones desde que empiezan hasta que terminan y creemos que lo lograron.

“¿Por qué seguimos jugando a los dados? Sabiendo que esto está cargado a tu lado” Escuchamos en el primer track, Mi nuevo vicio, una canción con la que podemos identificarnos cuando andamos entre que sí, que no, que no sabemos qué onda y obvio no queremos preguntar ‘¿tú y yo qué somos?’

En un solo día habla de cuando conoces a una persona en una fiesta, te súper flecha y después andas en las nubes y solo piensas en esa persona. La etapa romanticona de la ilusión.

“Termina la fiesta, cada cual a su casa. Yo me voy con tu cara pegada en el alma. Y sin bien conocerte ya te comienzo a extrañar. Tal parece que yo, me acostumbré a ti en un solo día.”

En Aprender a quererte las cosas ya se ponen un poquito más serias y es aquí cuando ya estamos uniendo un poquito más los lazos. “Para aprender a quererte, voy a estudiar cómo se cumplen tus sueños. Voy a leerte siempre muy lentamente. Quiero entenderte.” ¿No te morirías de amor si te la dedican?

En la nostálgica Yo más te adoro, sentimos un poco el aire de confusión, cuando alguien nos está alejando pero ahí vamos de aferradas. “Me tienes loco, desesperado, pues tus problemas son complicados. ¿Cómo te explico?, yo me enamoro. Entre más huyes, yo más te adoro”. ¡Ay, no!

“Y aunque sea mentira, di que no te vas”. Auch, donde más duele. Di que no te vas no podría capturar mejor la etapa de negación, cuando nos dicen que ya fue, pero no queremos aceptarlo.

“Y no voy a quedarme con los brazos cruzados. Pero el tiempo no te quiere dejar ver el pasado. Mira que no puedo más que mi vida es tuya. Y no cabe duda, no voy a olvidar.”

 El amor incondicional queda plasmado con Ladrona, una balada que refleja cuando nos entregamos completamente a una persona, sin esperar nada a cambio. “Yo te amaré ladrona, aunque te quedes con mi alma. Aunque me robes todo el tiempo, aunque tal vez lo hagas sin ganas.”

¿Te ha pasado que cuando por fin lograste olvidar a alguien y ya estás súper bien, serena y en zen, esa persona regresa y aparece debajo de las piedras? Cómo te atreves habla de eso, perfecta para dedicarla a ese ex que te hizo daño y ahorita te habla como si nada. “¿Cómo te atreves a volver? A darle vida a lo que estaba muerto. La soledad me había tratado bien y no eres quien para exigir derechos” Buuuurn!

No está nada chido ser la manzana de la discordia en una relación, pero es una experiencia que a la mayoría de las personas le toca vivir y con Una vez más, solo pedimos una oportunidad. “Si esta noche es de mentiras, dime qué te va a echar atrás. Que no te importe lo que te digan, quiero tenerte una vez.” Ouch.

“No se puede apagar amor con fuego. Te quieres desatar de mi, pero hiciste un nudo ciego” Nooooo, ¡Mi cora!

Mil tormentas es probablemente la canción más triste del disco y nos podemos identificar justo después de un truene, cuando nos dejan porque sí y lo peor de todo: sentimos que no nos apreciaron lo suficiente. “Sabes bien que yo te salvé de mil tormentas, pueden ser más, perdí la cuenta.”

Ahora que no puedo hablar refleja perfectamente el inicio de la etapa de aceptación: cuando nos rendimos y estamos listos para seguir adelante con nuestras vidas. “Lo que es extraño es que te canto sin sentido. Esta canción es imposible dedicarla. Y aunque me duela el aceptar que la he perdido, hoy duele más saber que no podré buscarla.”

“Tú sigues siendo la prueba de que hay victorias que se pagan con dolor” es el primer verso de Amor con hielo, una movida canción perfecta para empoderarnos cuando hemos dejado atrás a alguien que nos ha hecho daño y que a pesar de lo que causó, nos sentimos bien.

“No vengas a cobrarme porque no te debo nada. Ya entendí que no te quiero nada. Y aunque te extrañe, ya ha pasado tanto tiempo que te olvidé. Porque quien pecó primero no es siempre el que gana. Yo intenté salvar todo este amor con hielo y se murió.” Ni modo, se le dijo y se le indicó.

Si pensabas que este álbum ya tenía suficientes canciones tristes, Cuanto Me Duele dice quítate que ahí te voy: “No me digas nada, no me importa la verdad. Pero mientras tanto escucha esto una vez más. Yo no sé cuanto voy a soportarlo y no sé donde voy a dar sin ti. Y no sé como lograré olvidarte. No sabes cuánto me duele este adiós.”

Creemos que a pesar de lo triste que es esta canción, puede ayudarte un poquito a superar el truene.

“Trato de decirte que ya no me faltas, mira que no estoy sufriendo”. Boom! Después de un track triste, viene otro empoderado, porque después de cada decepción podemos tener la oportunidad de encontrarnos a nosotros mismos: “No voy a darlo todo por ti. Ya no me falta lo que te dí. Sé que el tiempo hizo y deshizo todo lo que pudo, porque al final Ya No Estás Tú.”

Y el último track de este lanzamiento que nos ha llevado por una montaña rusa de emociones, nos deja con La última vez, una poderosa balada para cuando ambas partes de la relación no quieren partir, pero hay que decir adiós.

“Nunca te dije adiós, dime por qué gastar mi voz para acabar la historia, la que escribimos los dos. Y no volverte a ver es mi promesa por romper. Prefiero ser quien llora si eso te obliga a volver. Y aunque la tierra gire al revés, no será la última vez.”

Temas

  • morat
  • sobre el amor y sus efectos secundarios
  • album
  • musica

Comentarios

Te puede interesar