Guía infalible para armar un bullet journal
Random

Guía infalible para armar un bullet journal

Ponte crafty y organízate.

Por: Nación Rex

Un bullet journal (conocido también como bujo) es como una agenda, calendario, planeador, diario, scrapbook, mapamundi… Llamémosle un cuadernito todoterreno. Aquí te daremos unas ideas sobre cómo hacer uno con ejemplos y paso a paso. Pero primero, veamos los pros y cons.

Lo mejor de todo: puedes empezar cuando tú quieras, no como cuando compras una agenda y te sientes con la obligación de iniciar el primer día del año. Time is a social construction, amirite ladies?

Lo “peorcito”: todo es personalizado y empiezas con un cuaderno en blanco, por lo que puede volverse tedioso. Aunque puedes ir a la marcha y tienes completa libertad creativa: tú escoges tu libreta, decides cuáles y de qué tamaño serán las secciones… Posibilidades infinitas. No está tan peorcito.

¿Qué necesitas?

  • Una libreta, duh. La comunidad bujo recomienda muchísimo los cuadernos Moleskine y Leuchtturm, pero puedes encontrar uno más baratito en cualquier papelería departamental o en alguna tienda en línea como Folia o  Nusnu.
  • Rotuladores o bolígrafos. Esto es opcional, pero te recomendamos los de Sharpie Pen, Stabilo o Staedler porque no traspasan y son lo suficiente delgados para escribir y no ejercen presión en las hojas.
  • Resaltadores, marcadores, crayones, acuarelas… Tienes completa libertad para elegir.

Get the Party Started

 Puedes personalizar la primera página de tu cuaderno como quieras: el año o semestre que vayas a utilizar tu bujo, tu nombre, una frase, una foto de Harry Styles… lo que quieras. Esto te lo puedes saltar, pero está bonito.

  • El índice. Esto también te lo puedes saltar. Lo recomendable es dejarlo para después, pero vamos en orden del cuadernito ¿Ves como todo esto es completamente libre? Te estamos dando ideas, no queremos que no nos vayas a odiar porque no te quedó chido.

Ponle un numerito a todas las páginas para que no te pierdas (ese es el chiste del índice). Puedes clasificar las secciones o solamente indexar páginas que quieras referenciar. No queremos sonar como mamá, pero haz lo que quieras.

  • Claves o leyendas. Esto es súper importante en el sistema del bujo, las viñetitas son básicamente la base de todo. Cada tarea o cosita que vayas a poner en tu planner lleva una viñeta a lado.

Lo más común es dibujar un cuadradito al lado de algún pendiente que tengas y rellenarlo al completarlo. Si quieres turbo organización, puedes clasificar tus pendientes creando diferentes símbolos, incluso usando diferentes colores.

  • Test page. Si eres Capricornio o turbo perfeccionista, seguramente quieres que todo se vea híper cute y uniforme, por lo que tal vez quieras guardar una página para testear las plumas, marcadores o rotuladores que vas a usar, nomás para que sepas qué es qué. A estas alturas ya sabes que igual te puedes saltar este paso.
  • Secciones. Ya se empieza a poner bueno este rollo y te damos algunas ideas:
    • libros por leer, películas por ver, sabores de helado por probar…
    • álbumes o canciones favoritas
    • conciertos a los que quieres ir o a los que ya fuiste
    • episodios por ver o que ya viste de alguna serie
    • metas anuales, mensuales o semanales
    • gastos o ahorros
    • frases faovritas
    • horarios de clase
    • recetas de postres que encuentres por ahí
    • life hacks
    • playlists
    • habit tracker
    • y todo lo que se te ocurra

 

  • Calendarios mensuales. Otra opcional, no es necesario, no pasa nada, todo va bien. Básicamente si te acomodas mejor teniendo un esquema visual del mes, puedes ocupar una o dos páginas para hacer un calendario e ir poniendo eventos importantes en días específicos.
  • Planeador: La base del bullet journal, aquello que le da vida al cuadernito multiterreno.

Te repetimos como por centésima vez que tienes total libertad de hacerlo como quieras, pero te damos una idea del procedimiento.

    • Pon un título: “semana #” o “Enero 1 a 7”, como mejor te convenga.
    • Escribe los días de la semana
    • Escribe fechas
    • En cada día comienza a planear y escribir tus tareas
    • Puedes crear una sección para pendientes que no tengan un día específico
    • Crea seccinoes extras para metas, fechas importantes, hábitos, etcétera.
    • Puedes decorar con marcadores, boletitos del cine, recortes, chicle, lo que se te ocurra.

 

Esperamos te sirva de algo para  que al menos hacer esto te de la ilusión de que eres una persona organizada y responsable.

Algo que sí te podemos asegurar es que a medida que vayas llenándolo, te enamorarás de cómo se ve y crearás el hábito de mantener orden, aunque sea medio fake en papel, pero a pesar de sonar como viejito que culpa a la tecnología por todos los males, es mejor tener algo tangible a organizar nuestros pendientes en una app.

No tiene que ser perfecto ni todas las páginas tienen que verse hermosas, tampoco tienes que hacerlo todo con caligrafía ni lettering (aunque sí se ve mega hermoso, si tú eres de esas personas, qué envidia).  A parte, seguramente la vas a regar varias veces, pero lo más importante de todo esto es empezar y explotar tu lado creativo.

 

Ya que te chutaste esta guía y te motivaste a empezar pero aún no tienes idea de cómo hacerle y ya te aferraste a la idea de tener un bullet journal, al primo de un amigo le funcionó fusilarse los layouts imprimibles de passionplanner y si te llega la chispa de creatividad, puedes personalizarlos a tu estilo en tu libretita en blanco. 

Te puede interesar:

Temas

  • DIY
  • bullet journal

Comentarios

Te puede interesar