10 maneras de cumplir tus propósitos de Año Nuevo de una vez por todas
Random

10 maneras de cumplir tus propósitos de Año Nuevo de una vez por todas

Es hora de cumplirte a tí misma tus propias promesas.

Por: Nación Rex

Sabemos que está bien heavy proponerte cosas para el año que viene y está aún más cañón seguirlos. Este año será el bueno, pero no nomás porque sí. Tú tienes que hacer que este año sea el bueno y sin tener que impresionar a nadie, estas son diez maneras en las que puedes cumplir tus propósitos para ser una mejor persona y tener un cambio saludable.

1. ¿Quieres sentirte más plena? ¡Haz voluntariado!

Pero hazlo porque neta quieres ayudar, no por “buen karma” ni nada de eso.

Las personas que hacen voluntariado aunque sea dos horas a la semana, suelen ser más felices, tienen un mejor sentido de propósito y hasta mejor salud. El voluntariado contribuye a los niveles de felicidad aumentando las emociones empáticas y cambiando tus aspiraciones, ayudándote a reevaluar tus decisiones.

Así que, sea cual sea la causa que quieras apoyar, intenta hacer voluntariado para poner tu granito de arena en el mundo.

2. Si quieres desarrollar una nueva habilidad, reduce el tiempo de “activación”

Tu goal este año es por fin aprender un nuevo idioma o desempolvar la guitarra que te regalaron hace unos años para echarte unos covers de tus canciones favoritas, por lo que querrás implementar la “regla de los 20 segundos”.

Tan solo 20 segundos extras de ponerle un poquito más de energía, que llamaremos “esfuerzo de activación”, son suficientes para disciplinarte a hacer algo.

Resulta que si te toma más de 20 segundos hacer algo nuevo, ya no lo vas a querer hacer. Por lo que si quieres empezar a ir al gym todas las tardes, pon tu ropa a la mano y ten todo listo, así mientras menos tiempo te tome comenzar algo, más fácil se te hará y será más probable que lo hagas todos los días.

3. Para aumentar la creatividad, haz dibujitos cuando estés feliz

No es del todo cierta esa creencia de que los artistas súper deprimidos hacen el mejor arte, que si bien muchos artistas han tomado su depresión como inspiración para crear cosas súper chidas; existe un vínculo entre el aumento de la creatividad y emociones positivas, ya que aumentan el flujo creativo. Entonces, si lo que quieres es crear mejores cosas, ya sean fotos, pinturas, música, ilustraciones o lo que sea que te guste hacer, cuando andes de buen humor es el mejor momento para poner manos a la obra.

4. Toma más breaks para aumentar la productividad

Mientras más productiva seas, mejor te sientes porque tienes más tiempo libre para disfruta. Pero productividad no es sinónimo de ser esclava de Wikipedia y la biblioteca en línea para hacer toda tu tarea. También puedes trabajar en tus propios proyectos.

Para mejorar la creatividad, lo mejor que puedes hacer es tomar más breaks. Pero tampoco te pases de lanza, estos descansos tienen que ser cortos, comenzando desde la primera hora de trabajo o cada 25 minutos, como la técnica Pomodoro; en donde trabajas por 25 minutos y después descansas 5 y al juntar 4 intervalos, te tomas un break de 15 minutos.

El exceso de trabajo lleva al cansancio y a un aumento de las hormonas del estrés, lo que puede crear ciclos de agotamiento y desmotivación.

5. Atrévete a tener nuevas experiencias y conocer más

No se trata de salir de viaje hasta el otro lado del mundo, puedes incluso ser turista en tu propia ciudad o en alrededores. Pero si nos dedicamos a invertir nuestro tiempo en nuevas experiencias y viajes, en comparación de otro tipo de cosas más banales, somos más felices.

Sal, conoce, vive. ¡Esto te hará sentir mejor! obviamente, si no quieres hacer algo con lo que no te sientas cómoda, la experiencia no será buena. Lo que queremos es que juntes bonitos recuerdos para que seas más feliz.

6. Si quieres dejar un mal hábito, no lo hagas en secreto

Tal vez ya no quieras morderte las uñas, tomar tanto café o quieres bajarle al refresco. Pero a fin de cuentas, siempre volvemos a caer bajo las redes de lo que tanto daño nos hace (amiga, date cuenta). Lo mejor es buscar ayuda de tus amigos o tus papás, pedirles que te apoyen en esta nueva decisión o incluso si consideras que tienes un problema muy grave con algún mal hábito, pedir ayuda profesional de un terapeuta. No tiene nada de malo e incluso podrás trabajar en otras cosas que quieras mejorar o cambiar.

7. ¿Quieres bajar de peso? Olvida la báscula

Concentrarte en cuánto pesas puede arruinar todo el proceso de tratar de bajar la lonjita. Nuestro cerebro está programado para que sobrevivamos, por lo que percibe las dietas como una amenaza, ya que si le quitamos comida al cuerpo, se saca de onda y aumenta las hormonas del estrés, que están súper relacionadas con el aumento de peso.

Lo que tienes que hacer es confiar únicamente en hacer ejercicio para reducir el estrés y alimentarte balanceadamente. Escucha a tu cuerpo, si tienes hambre, come. Presta mucha atención sobre cómo te sientes con la comida y elige las mejores opciones sobre lo que tu cuerpo necesita y lo que se le antoja a la tripa.

8. Esconde tu dinero de tí misma si quieres ahorrar dinero

Mientras más difícil te sea gastar dinero, más ahorras. ¡De verdad! Puedes comenzar por comprarte una alcancía que no tenga tapita y forzarte a llenarla para ahorrar dinero, también puedes escoger una cuenta de ahorro de acceso restringido o simplemente esconder dinero en tus cajones y cada vez que salgas, solamente llevar la cantidad necesaria de dinero que piensas gastar y así evitarás fugas.

9. Dale tiempo al tiempo para crear nuevos hábitos

No del todo es cierto eso de que para forjar un hábito se necesitan de 21 días a un mes, todo depende del hábito que quieras formar. A parte de que no pasa por arte de magia y tienes que echarle galleta, lo que funciona es establecer un plan por adelantado en donde establezcas tus propias metas para hacer algo a diario, sin sentirte presionada.

10. Lo más importante: que tus propósitos no pongan a prueba tu fuerza de voluntad

El secreto al éxito con cualquiera de estos propósitos es comenzar con aquellos que no requieran fuerza de voluntad, ya que cuando debemos de esforzarnos más, se nos va la voluntad de hacer las cosas. Así es como funciona nuestro cerebro. Así que lo mejor es elegir propósitos que en vez de restarle algo a nuestras vidas, le agreguemos. Un ejemplo podría ser unirte a un club de lectura o elegir bebidas más saludables cuando vayas a Starbucks e incluso aprender a hacer las tuyas en casa, con opciones más fit.

Temas

  • Goals

Comentarios

Te puede interesar