Lo que a todas nos pasa cuando estamos en nuestros días
Random

Lo que a todas nos pasa cuando estamos en nuestros días

Cólicos, antojos y llorar cuando pasa una mosca cerca de nosotras, casual.

Por: Nación Rex

La menstruación es inevitable y algo a lo que nos acostumbramos eventualmente, a pesar de haber vivido en negación durante los primeros años desde que comenzamos a tenerla.

Aunque el periodo de cada una de nosotras es diferente, existen cosas que pasan durante aquellos días que todo ser menstruante odia y estas son algunas de las situaciones que te aseguramos alguna vez en tu vida has experimentado.

¡Sorpresa!

A pesar de tener todo en orden y la fecha marcada en tu calendario, en tu app y hasta en tu planner, el periodo se las arregla para llegarte de sorpresa una que otra vez y en el momento menos oportuno de todos.

Malditos cólicos

Definitivamente se sienten como si alguien hubiera encendido una motosierra en tu útero y estuviera masacrando a una comunidad entera alojada en nuestros ovarios. Y encontrar una posición en la que te sientas mejor es casi imposible.

No se parece nada a los comerciales

En los comerciales de toallas sanitarias y tampones, siempre vemos a una chica feliz y despreocupada de la vida al tener su periodo, cuando en realidad se siente algo así como una masacre en tus calzones.

El munchies pega bien cañón

Por alguna razón se te antoja comerte una barra entera de chocolate, acompañada de un cuadrito de queso o papas a la francesa “sopeadas” en helado de chocolate. A la hora del desayuno.

Lo peor del mundo: que se te acaben las toallas

A pesar de tener tu inventario de toallas nocturnas, del diario e incluso un apartado para toallas y tampones por cualquier emergencia, siempre se te acaban y lo peor de todo es que te das cuenta a las 11 de la noche cuando casi nada está abierto o en la escuela, cuando ninguna de tus amigas trae provisiones. Una razón más para cambiarnos a la copa menstrual.

Estornudar se siente como el fin del mundo

Después de estornudar es cuando te planteas: “¿Mamá, por qué me tuviste?”. Ninguna sensación más fea que la de estornudar y sentir el bajón.

Andar de mal humor porque sí

A veces nos sentimos cansadas todo el tiempo, tanto que nos ponemos de mal humor porque lo único que queremos hacer es dormir.

La ilusión de que todo haya terminado

Para después darnos cuenta de que aún seguimos menstruando y tenemos que esperar a que por fin ya termine la tortura.

Los peores efectos secundarios

Si los antojos son horribles porque, cuando queremos muchas cosas saladas, nos hinchamos y si comemos muchas cosas dulces, nos dan náuseas; lo peor es cuando nuestro estómago se rebela y nos da diarrea. No lo niegues, en algún punto de la vida te ha pasado y si no, prepárate porque te pasará.

Cuando te baja justo en el momento más inesperado

¿Te ha pasado que estás en una fiesta y de repente, ¡bam!, ya te llegó la regla? Es lo peor y no se lo deseamos a nadie. Aunque si no tienes planes un viernes por la tarde y te baja, realmente se siente como una bendición porque tienes todo el fin de semana para recuperarte de los mortales cólicos de los primeros días.

Temas

  • Shark Week

Comentarios

Te puede interesar